332 h.; (30 x 22 x 5 cm.)

Esta obra, titulada “Libro Primero de Registros y Raçones de los despachos que se dan por el Tribunal de los Rdos P.P. Generales de la  Orden de Ntro Pe San Jun de Dios, 1651-1680“,  perteneciente al Archivo-Museo San Juan de Dios, presentaba encuadernación de cartera flexible en pergamino y dos refuerzos de piel en el lomo, decorados con motivos de aspa en badana blanca muy deteriorada. Se apreciaban restos del cierre en el mismo material y las perforaciones de la cubierta indicaban que se trataba de un cierre de botón. En este caso, el cuerpo en papel manuscrito, en general se encontraba en buen estado, por lo que el grueso de la intervención se centró en la cubierta. El pergamino estaba extremadamente sucio, deshidratado y muy deformado, con arrugas muy marcadas. Se apreciaban pequeñas roturas y faltas en cofias, bordes y en general en las zonas de doblez, así como una gran rotura en el cajo. El cosido también se encontraba bastante deteriorado con numerosas pasadas rotas y/o perdidas, lo que había dado lugar a que hubiera cuadernillos sueltos.

Antes
Después

El primer paso consistió acabar de descoser el documento y retirar los restos de la decoración y el cierre, además de la cartela. Dado que esta no tenía ningún interés por ser muy reciente y el adhesivo no le reportaba ningún beneficio al pergamino, se decidió eliminar. El pergamino se sometió a una primera limpieza mecánica, seguida de una rehidratación con el fin de devolverle la flexibilidad perdida.

Luego se trató de rebajar en lo posible pliegues y arrugas y se repararon y consolidaron grietas y roturas. Los refuerzos de piel se limpiaron e hidrataron y se volvieron a colocar en su lugar. Se rehizo la decoración de badana y se reprodujo un cierre de la época, siguiendo las perforaciones que había así como los restos del cierre primitivo.

Finalmente se cosió siguiendo el esquema original y se unieron cuerpo y cubierta, colocándose unas guardas de material neutro, para impedir que el pergamino de la cubierta rozara la primera y última hojas, con el consiguiente deterioro que eso supondría.